Solidaridad Digital (30/04/17).- Si lo raro es vivir, como decía Martín Gaite, si la vida es un abismo que arde y que (sólo a veces) ese arder regenera, si la vida es un permanente ensayo, una tentativa, un ejercicio de equilibrismo trapecista anímico y corporal… ¿qué nos reporta reflexionar sobre este acontecer mismo de la existencia? En cualquier caso, hacer con la vida lo que la primavera hace con los cerezos, como escribió el poeta. Por ahí camina el pálpito. El filósofo Miquel Seguró (1979) nos invita en su último libro, ‘La vida también se piensa’ (Herder), a pensarla, a construir un criterio propio respecto de algunas cuestiones que la sostienen, a la vida misma: el amor, la libertad, lo sagrado…

 

Solidaridad Digital (on-line)

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?